Análisis de la situación

 

En las zonas prospectadas de la provincia de Valencia se colectaron 12 entradas con la denominación "Collaret", una con la denominación "Mareny", cuatro con la denominación "Cacahua", 9 con la denominación "cacahuete" o "Cacao" y dos con la denominación "Cacao negro". Las entradas de "Collaret" y "Cacahua" correspondieron a la descripción típica cacahuetede la variedad. En el caso de la primera se trata de vainas de dos granos, con estrangulamiento, nervaduras separadas y semillas de pequeño tamaño. En la variedad "Cacahua" las vainas presentan tres o cuatro semillas de mayor tamaño, en el escriturado las nervaduras son de mayor tamaño y las vainas son mucho más grandes. La entrada denominada "Mareny" presentó la morfología típica de "Collaret" y probablemente reciba esta denominación por el hecho de cultivarse en la localidad de Mareny de Barraquetes (Sueca, Valencia). Sólo en cinco casos se pudo localizar directamente un huerto con cacahuete. En el resto, los huertos se localizaron a través de indicaciones de los primeros agricultores en una reacción en cadena, o a trevés de hornos.

Los huertos visitados eran de pequeño tamaño, con producción para autoconsumo. Los agricultores encuentran en estas variedades un sabor de cacahuete que no identifican en las variedades importadas. La elevada calidad organoléptica de las variedades tradicionales españolas está reconocida por los consumidores y los agricultores distribuyen la producción entre familiares y conocidos. Sólo en un caso el agricultor destinaba la producción a la comercialización a nivel medio en mercados. En este caso se cultivaban 0,4 ha y las labores de siembra y recolección estaban mecanizadas con aperos diseñados por el propio agricultor, con el objetivo de reducir costes. Este agricultor puso de manifiesto la falta de canales de comercialización destinados a introducir la producción de estas variedades en mercados de calidad.

La principal causa de abandono del cultivo de cacahuete en Valencia según los propios agricultores no reside en la falta de consumo sino en la imposibilidad de competir con el precio del cacahuete importado. Esta situación se comprobó a partir de los datos obtenidos en el Ministerio y en la FAO. Así, la producción de cacahuete en España es tan baja que ya no se registra en el anuario de estadística agroalimentaria. España, sin embargo, tiene un consumo de cacahuete bastante elevado. Así, durante el año 2002 el consumo de cacahuete con cáscara fue de 1,2 kg per cápita y año, ocupando el sexto lugar en la Unión Europea (25). Respecto al cacahuete pelado, en el mismo año se consumieron 0,8 kg per cápita y año, ocupando el séptimo lugar en la Unión Europea (25) (FAOSTAT, 2004). Así, prácticamente todo el mercado se abaste de importaciones de países con menores coste de producción. Durante el año 2003 se importaron 12.556 toneladas de cacahuete con cáscara, siendo el principal país de origen china seguido a distancia por EE.UU. y Brasil. De cacahuete sin cáscara se importaron 26.041 toneladas, procedentes de China, EE.UU. y Argentina (AEAT, 2004).

A la problemática señalada se añaden los factores implicados en la desaparición de superficie dedicada al cultivo de hortalizas: expansión de núcleos urbanos, contaminación de redes de riego, problemas de vandalismo en las zonas limítrofes, pérdida de rentabilidad, incremento de la agricultura a tiempo parcial y reconversión al cultivo de cítricos y la pérdida de rentabilidad en general. Los datos obtenidos a partir de instituciones confirman estas tendencias. Así, según la Consellería de Agricultura de la Generalitat Valenciana en la provincia de Valencia, durante el periodo 1990/2000 se produjo una reducción del 54% en la superficie dedicada al cultivo de hortalizas (CAPA, 2002). Por otra parte, según los datos del Ministerio en el periodo 1990/2000 los costes generales de la agricultura ascendieron un 40,6%, mientras que los precios de venta sólo lo hicieron en un 25,2% (MAPA, 2002). Teniendo en cuenta que en un periodo similar (1992-2000) el índice de precios al consumo se ascendió en un 31%, la pérdida de rentabilidad de la agricultura queda patente.

Al contrario de lo que puede ocurrir en variedades tradicionales de otros cultivos, en cacahuete ninguno de los agricultores manifestó preocupación por las consecuencias de incidencia de enfermedades.

En la zona de Castellón no se pudo encontrar entradas bajo la denominación "Avellana". Las ocho entradas que se pudieron colectar en la zona se doniminaban "Chorret", "Cacau" o "Cacahuete y "Cacahuero", y presentaron la morfología típica de la variedad "Collaret", con dos o tres granos por vaina y el típico estrangulamiento. Sin embargo, en los documentos consultados, la descripción de la variedad es poco concreta y podría corresponder a la morfología encontrada. En cualquier caso, tampoco se pudo localizar agricultores que recordaran el uso de cacahuetes para la elaboración de dulces y turrones. Los factores implicados en el proceso de erosión en este área fueron los mismos, aunque la presión urbanística es bastante inferior.

En Mallorca sólo se obtuvieron indicios del cultivo de cacahuete en la zona nororiental de la isla. El procedimiento empleado para detectar zonas de cultivo consistió en acudir a mercados locales en busca de puestos de venta de frutos secos. En todos los mercados visitados que comercializaban cacahuete producido en la isla se señaló la misma zona de producción, situada en la zona húmeda alrededor de Sa Pobla y Muro. A partir de las visitas a los comerciantes se pudo prospectar las zonas correspondientes, obteniendo tres muestras. En las zonas de colecta la presión urbanística no es tan importante como en el resto de la isla, aunque lógicamente también se produce desaparición de terrenos de huerta para su urbanización. 

Ninguno de los agricultores o comerciantes entrevistados habían oído hablar de una variedad denominada "Palma". No obstante en variedades tradicionales es frecuente que reciban el nombre de la localidad de origen sólo fuera de esta. Sin embargo, la descripción de esta variedad encontrada en la literatura no coincide con la descrita como típica por los agricultores. Esta morfología se corresponde a vainas tipo "Cacahua", de gran tamaño, nervaduras amplias y cuatro granos por vaina.

Ninguno de los agricultores llamó tampoco la atención sobre la existencia de alguna enfermedad en particular que afectara a la producción del cacahuete en la zona. Al igual que en la Comunidad Valenciana, la principal causa de abandono del cultivo, parece ser la falta de canales de comercialización de alta calidad.

En Cataluña sólo se pudieron localizar tres entradas de cacahute, con la denominación "Cocohuet", y sólo en la provincia de Tarragona.

Con el objetivo de incrementar el número de entradas conservadas y poder hacer comparaciones con materiales recolectados en los años 80 se solicitaron al al National Plant Germplasm System (USDA-ARS) cinco entradas de variedades tradicionales españolas conservadas en Estados Unidos y que corresponden a los tipos "Cacahua", "Moruno" y "Palma". Estas entradas serán muy útiles en los próximos ensayos de caracterización.